¿Qué es el síndrome del ocaso o síndrome vespertino?

El síndrome del ocaso o síndrome vespertino (en inglés sundowning) no es una enfermedad sino una serie de síntomas que aparecen al ponerse el sol y que producen agitación y empeoran el comportamiento de las personas con demencia o enfermedad de Alzheimer.

¿Qué es el síndrome del ocaso o síndrome vespertino?

En este grupo de personas se produce una desorientación en las últimas horas de la tarde y durante la noche aparecen estados de ansiedad e incluso conductas agresivas. Se desconoce la causa concreta que produce estas situaciones. 

Los estudiosos a veces se refieren a desajustes en los ritmos circadianos en los que interviene la melatonina, que es una hormona que facilita la relajación y el sueño. La disminución de esta hormona podría ser una de las causas que producen estos síntomas cuando, al final del día, se está más fatigado y va cayendo la oscuridad. En ese momento para el enfermo puede ser más difícil diferenciar entre la realidad y los sueños. En consecuencia se manifiestan alteraciones de la expresión, como gritos, dirigirse a alguien inexistente, no identificar a las personas cercanas, etc.

La Clínica Mayo de Estados Unidos proporciona una serie de consejos para controlar estas situaciones. Entre ellas insisten en mantener unas rutinas vitales tan regulares como sea posible (horarios de levantarse y acostarse, comidas y actividades), evitando los lugares desconocidos.También se aconseja no dormir siesta, dejar durante la noche luces encendidas en el dormitorio y tratar de reducir los ruidos. 

Es importante evitar costumbres como ver la televisión o el uso de aparatos electrónicos antes de dormir y evitar las bebidas o comidas estimulantes a lo largo del día. Muchos profesionales insisten en la necesidad de asegurarse de que no se sufren infecciones en las vías urinarias en ese momento.

Como en todo lo referente a temas de salud, es imprescindible seguir en todo momento las indicaciones de los profesionales sanitarios pues cada caso es distinto y las causas del síndrome del ocaso pueden ser muy variables.


 

Comparte este artículo