Coenzima Q10: verdades y mentiras ¿es tan útil como se dice?

A mediados del siglo XX el profesor F.L.Crane de la Universidad de Wisconsin-Madison descubrió la existencia de la llamada coenzima Q10 (CoQ10), que es un antioxidante que el cuerpo asimila de forma natural.

Coenzima Q10: verdades y mentiras ¿es tan útil como se dice?

Participa en la cadena de transporte de electrones y en la respiración celular aeróbica, principal generador de energía del cuerpo humano. Por ello, las concentraciones más altas de coenzima Q10 se encuentran en los órganos que necesitan disponer de mayor energía como el corazón y el hígado. El organismo la necesita para nutrir sus células y combatir los radicales libre.

Esta enzima se utiliza como antioxidante y se administra en forma de complementos nutricionales. Según el organismo va envejeciendo, o en casos de enfermedad, desciende la generación de Q10 en el cuerpo humano y las defensas se debilitan. Parece que estimula el sistema inmune sin producir efectos secundarios notables. Se están realizando varios ensayos clínicos para comprobar cómo influye la deficiencia en coenzima Q10 en las enfermedades cardiovasculares

Esta coenzima también se utiliza en cosmética. Tiene efectos antiarrugas por sus efectos sobre la función muscular. Además de aplicar una crema rica en coenzima Q10 directamente sobre la piel es recomendable tomar complementos dietéticos que actúen desde el interior del organismo.

De todos modos, el uso de esta enzima es muy controvertido y conviene informarse cuidadosamente en fuentes científicas de innegable credibilidad como Medline Plus de la Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU.



 

Comparte este artículo