La musicoterapia puede ayudar a los pacientes con problemas psicológicos

La música se ha venido utilizando con fines terapéuticos desde la antigüedad, inicialmente formando parte de rituales mágicos. Progresivamente se fue profundizando en estas técnicas hasta que, después de la Primera Guerra Mundial se comprobaron los efectos beneficiosos de esta terapia en la resolución de traumas psicológicos sufridos por los soldados norteamericanos.

La musicoterapia puede ayudar a los pacientes con problemas psicológicos

La musicoterapia busca mejorar la calidad de vida de individuos con problemas de tipo psicológico contando con la ayuda de un terapeuta cualificado que se haya especializado en este campo del conocimiento. Es de todos conocido que la música estimula los sentidos y sugiere emociones en los humanos facilitando la comunicación. Por esta razón, puede ser muy útil para relacionarse con personas que sufran algún tipo de discapacidad porque se potencia la escucha. Gracias a estos métodos no sólo se puede llegar a potenciar la creatividad y la imaginación de los pacientes sino que se abre la capacidad de comunicación de estas personas facilitando su integraciòn social.

Estos tratamientos tienen la ventaja de no provocar reacciones adversas como en ocasiones sucede con los fármacos. Generalmente se complementan ambas terapias y se combina la práctica de algún instrumento (aunque sea muy sencillo) con la escucha activa. En cualquier caso, es necesario hacer más ensayos científicos para que sea posible valorar con exactitud los resultados de la musicoterapia.

También se han llevado a cabo experiencias en otro tipo de situaciones como el insomnio en adultos, casos de autismo, daños cerebrales, esquizofrenia, enfermedades coronarias, depresión o dislexia. Incluso se han realizados estudios sobre los beneficios de utilizar esta terapia como coadyuvante en tratamientos contra el cáncer.  Los resultados están siendo muy interesantes y se considera imprescindible seguir trabajando en su evaluación a través de ensayos clínicos fiables. 



 

Comparte este artículo