Banner
Inicio Cuidarse Nuestro cuerpo NUTRICIÓN: Tomar frutos secos a diario ayuda a vivir mejor y sin engordar.
NUTRICIÓN: Tomar frutos secos a diario ayuda a vivir mejor y sin engordar. Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 15
MaloBueno 
almendras piones
Según un estudio, denominado Efinut y realizado por la Unidad de Nutrición Humana de la Facultad de Medicina y Ciencias de la Salud de la Universidad de Reus, los frutos secos sirven para mejorar la salud del corazón y reducir el riesgo de diabetes. Los resultados se han publicado en la prestigiosa revista científica Nutrition, Metabolism and Cardiovascular Diseases.

En este estudio, que duró tres meses, los participaantes tomaron 30 gramos diarios de una mezcla de nueces, avellanas y almendras crudas. También siguieron una dieta baja en grasa y consistente en frutas, verduras, legumbres, cereales integrales y pescado, y pobre en carne y bebidas azucaradas.

Los resultados sugieren que se podrían disminuir los riesgos de padecer enfermedades coronarias y diabetes siguiendo una dieta saludable, haciendo ejercicio físico y tomando habitualmente frutos secos crudos.

Se ha considerado tradicionalmente que los frutos secos engordan. Sin embargo, recientes investigaciones de las universidades de Harvard y Navarra los desvinculan de la obesidad, considerándolos especialmente saludables.

Los frutos secos, que contienen antioxidantes tales como las vitaminas E y C, ayudan a calmar la sensación de hambre pues son ricos en fibra, proteínas y ácidos grasos Omega 3 y en general se recomienda utilizarlos en sustitución de la bollería industrial, aperitivos tales como las patatas fritas u otras fuentes de grasas saturadas. De este modo no se incrementan las calorías ingeridas sino que se sustituyen por otras más saludables. Es importante tomarlos crudos (ni fritos ni tostados) y sin sal.

Estos productos tienen un alto contenido en ácido fólico y vitaminas del grupo B, indicadas para evitar la fatiga y el estrés. Las avellanas y nueces son las que tiene un mayor contenido en ácido fólico, seguidas de piñones, pistachos y almendras. Además aportan al organismo magnesio, fósforo, potasio, calcio, hierro y oligoelementos, tales como zinc y selenio.

Recordemos que las almendras, ricas en calcio, magnesio, potasio, hierro, son además una importante fuente de fósforo, imprescindible para mantener la memoria y la capacidad intelectual. Y que las nueces son el segundo alimento más rico en antioxidantes de todos los alimentos vegetales analizados en el estudio realizado en 2002 por Halvorsen (este estudio está disponible en la red, pero sólo en noruego; puede consultarse pinchando aquí).