Banner
Inicio Cuidarse Nuestro cuerpo PREVENCIÓN: Evitemos la salmonelosis
PREVENCIÓN: Evitemos la salmonelosis Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 3
MaloBueno 

 

La salmonelosis es una infección bacteriana que generalmente afecta el intestino yal torrente sanguíneo en ciertas ocasiones. Suele aparecer con el calor y se suele solucionar aportando líquidos para evitar la deshidratación y, a veces, fluidos intravenosos. Constituye una de las causas más comunes de gastroenteritis, siendo sus principales síntomas la diarrea grave o leve, fiebre, vómitos y dolor abdominal, que aparecen entre uno y tres días después del contagio.

general, tiene una incidencia mayor en los niños y personas mayores. Las infecciones del torrente sanguíneo pueden llegar a ser muy graves, especialmente si afectan a personas mayores o niños muy pequeños.

La bacteria salmonella suele encontrarse en la cadena alimentaria habitual, contaminando huevos, carnes crudas y productos lácteos no pasteurizados. También puede adquirirse por el contacto con mascotas infectadas (perros, gatos, aves, etc.).

Conviene tener en cuenta algunas normas, para intentar evitar la contaminación con salmonella.

Utensilios de cocina, manipulación de alimentos y medio:

  • Lavar las tablas de cortar, los utensilios y los mostradores de la cocina escrupulosamente y de forma inmediata.
  • Lavar las manos cuidadosamente antes y después de preparar la comida.
  • En niños y personas mayores lavar las manos en profundidad, muy especialmente después de jugar con sus mascotas. Evitar tener un reptil como mascota.
  • Una vez cocinados, no dejar los alimentos más de dos horas fuera de la nevera. Consumirlos lo antes posible.

Las carnes:

  • Conviene tratar las carnes crudas (aves, vaca, cerdo, etc.) como si estuviera contaminada, para curarnos en salud.
  • Coloquémoslas en recipientes cerrados al meternos en la nevera para evitar que los fluidos de la carne caigan sobre otros alimentos. Respetemos las fechas de expiración.
  • Procurar no comer carnes crudas o poco cocinadas.
  • Asegurarse de que las carnes se han cocinado completamente, a la temperatura correcta, muy especialmente al usar el microondas.

Los huevos:

  • Hay que evitar la ingestión de huevos crudos o alimentos poco cocidos que contengan huevo crudo.
  • Al comprar los huevos asegurarse de que la cáscara no esté rota, sea fuerte, uniforme y que no esté sucia
  • Asegurarse de que la cáscara no tenga signos de humedad.
  • Conservarlos en el frigorífico, a temperatura constante, evitando los cambios bruscos.
  • Respetar la fecha de caducidad.

Es importante que nos demos cuenta de que no requiere un gran esfuerzo tomar pequeñas medidas que, sin duda, pueden ayudarnos a conservar nuestra salud.

(La imagen se ha tomado de Centers for Disease Control and Prevention).